28 de enero de 2009

A destiempo

En pocas horas
las hormigas y el sol
cruzan el parque.



Las mismas nubes
que cierran horizontes
abren paraguas.



Grietas del cielo:
asoma, en la tormenta,
un sol arisco.



Uvas, racimos:
hay, en las telarañas,
gotas de lluvia.



Calle tras calle,
a oscuras, al final
está la casa.



Frágil penumbra
del corredor... Al fondo,
una ventana.



Tiempo en espera:
tras la noche, otra noche
aguarda un día.



(En el número 7 de Metrópolis, que acaba de aparecer, figuran estos poemitas míos, compuestos en la centenaria tradición o costumbre mundial de no entender la poesía japonesa... Mi admirado Aurelio Asiain, que había leído un primer borrador, publicó en su estupendo blog tres o cuatro miniaturas de la misma serie, que ha seguido creciendo.)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es perfecta la parte técnica, pero son fríos. Falla el deslumbramiento de la metáfora encerrada en una forma establecida.

Luis Vicente de Aguinaga dijo...

Anónimo: te agradezco el comentario. Yo nunca he percibido ninguna relación entre haikú y metáfora. Por lo demás, que algo "encerrado" al mismo tiempo "deslumbre" me parece un tanto difícil de concebir, pero en fin... Ya lo platicaremos alguna vez. Gracias, de verdad, por la visita.

Rubem dijo...

Nada tiene que ver la metafora con el haikú: es más una disección poética de la naturaleza. De ahí el riesgo que implica: o da vida o mata.

Anónimo dijo...

Creía en la inteligencia y sensibilidad del poeta que prohija este blog. Hasta que aquí se ha declarado admirador del mediocre armador de pésimos versitos Asiain, el tránsfuga.

Luis Vicente de Aguinaga dijo...

Tránsfuga o no (por cierto, ¿pudrirse toda la vida en Tulpetlac o en San Ignacio Cerro Gordo es una especie de mérito literario?), Aurelio Asiain me parece admirable como traductor y comentarista de poesía japonesa (basta leer su reciente 'Luna en la hierba' para entender de lo que hablo) y como administrador de un blog visual y verbalmente muy bello. Hablar aquí de sus poemas, que no me parecen "pésimos" ni nada por el estilo, no sería correcto porque sencillamente no es el tema que ahora nos ocupa. Y si mi "sensibilidad" e "inteligencia" están a partir de ahora en entredicho, tanto mejor. O tant mieux, que dijera otro tránsfuga.