12 de noviembre de 2007

La música por dentro

Intenté componer obras de cámara
para guitarra Martin, acordeón,
armónica, tarola, órgano Hammond,
y fue pasando el tiempo de mi vida.

Me sugirieron contrabajos, flautas,
fiddle, banyo, maracas, regimientos
de cornos y trombones y cantantes,
y en mi vida sonaban los minutos.

Añadí letras dignas de una ópera:
libretos avivados por el coro,
fogatas incansables, holocaustos.

Y mi vida fue menos que un silencio
pactado entre dos notas, y el suspiro
del que intenta silbar y no lo logra.



("La música por dentro" es el poema final de Trece, breve cuaderno de sonetos falsos que acabo de publicar en LunArena, editorial poblana.)

2 comentarios:

Cely dijo...

Me gusta mucho este espacio, felicidades.
Te invito a visitar este blog, encontraras muchas otras cosas igual de interesantes http://mydigitalnotebook.blogspot.com
Bye

cmp dijo...

gran poema!!! y por lo que veo una bonita portada lo ampara... te seguiré visitando. salud.